Por qué fallan las dietas

Tí-pi-co: Un buen día te levantas con la convicción de que ahora sí vas a deshacerte de esos kilitos de más, a obtener el cuerpo con el que tanto fantaseas y a cambiar, de una vez por todas, tu forma de comer. Ya sea que acudas con un especialista o recurras a la ‘ dieta fabulosa’ que le cambó la vida a tu amiga, te dices: “Esta vez lo lograré”.  Y no te cabe duda.

Los primeros días estás de un entusiasta bárbaro, pero en un momento cualquiera “rompes la dieta” y empieza el descarrilamiento… Es tal tu culpa que mejor te olvidas del asunto hasta que, pasado un tiempo, vuelve a ti la firme convicción de ahora sí estar lista para lograrlo.

2 de cada 5 personas abandonan la dieta en la primera semana; 1 de cada 5 lo hace al cabo de un mes y solo un 20% (también 1 de cada 5) llega a la marca de los tres meses, según una encuesta del Daily Mail.

Y entonces, ¿qué hacer?

  • Olvídate del “todo o nada” y adopta la filosofía de incluir una pequeña indulgencia de vez en cuando en tu alimentación. Como dicen, todo con moderación.
  • En vez del torturador “debo bajar de peso”, piensa en “quiero mantener mi peso”. Te resultará mejor aliado en el proceso de aprender a llevar un estilo de vida más saludable y, entonces sí, regular tu peso.
  • Hazle caso a tu cuerpo; tú lo conoces mejor que nadie. Una alimentación adecuada nunca implicará matarte de hambre o sentirte sin pizca de energía.
  • ¿Qué caso tiene cometer los mismos errores una y otra vez?  Si ya has hecho muchas dietas, realiza un recuento de lo que verdaderamente te ha funcionado y lo que no. Rompe el patrón de comer como una forma de entretenimiento. Si salir con tus amigos o la familia te pone en serios aprietos porque generalmente implica comer, cambia las cosas y propónles actividades nuevas. ¿Qué tal algo de actividad física?
  • Observa tus emociones. Entre más consciente estés de qué sentimientos detonan tus ganas de comer, más sencillo será hacerte de hábitos saludables sólidos, pues poco a poco dejarás de ver a la comida como una forma de consuelo, premio o castigo.
Con información del Daily Mail y del Journal of the American Medical Association Internal Medicine.


Lo antes posteado:

Vivir a dieta vs comer con equilibrio

A comer con conciencia

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: