La deliciosa vida de… Lucy H., editora

“Ya no estoy dispuesta a hacer dietas que impliquen dejar de comer algún grupo alimentario; ya no creo en que no comer carbohidratos sea la solución al sobrepeso”.

Screen Shot 2013-11-06 at 8.11.20 PM

Vivir sin tiroides desde la adolescencia ha hecho que esta editora de revistas teen (lo que a veces le implica muchas horas pegada a su silla en la oficina), fanática de la tejedera y amante de su gatita Maili, haya probado prácticamente de todo para controlar su peso. Una y otra vez lo ha logrado, pero también perdido el balance, tanto a nivel físico como anímico. Pero si de algo se ha dado cuenta en el nada sencillo camino de sentirse a gusto con su cuerpo es que más que seguir una dieta por un tiempo específico y olvidarse para siempre de los carbohidratos, lo suyo es mantener una mezcla disciplinada de alimentación balanceada, actividad física, equilibrio emocional y seguir su tratamiento médico.

Desde tu adolescencia a la fecha, ¿cuántas dietas dirías que has hecho? Oficiales, cuatro: acupuntura, Bolio, Clínica Médica y Nutrióloga, pero muchas veces he dejado y retomado alguna de las anteriores.

¿Hay algún factor común que te haya hecho dejar estas dietas? Que al final, mi alimentación normal no se adapta a la que tengo en las dietas, porque reprimen algún alimento que siempre termino retomando, especialmente los carbohidratos.

¿Qué ha sido lo más frustrante de este largo proceso por bajar/mantener tu peso? El tremendo trabajo que me cuesta alcanzar el peso meta y lo rápido que lo recupero; el poco tiempo que logro mantener un peso bajo.

¿Cómo has sobrellevado el aspecto emocional de este largo ir y venir? De pronto debe de ser muy duro a nivel anímico bajar de peso, mantenerte un rato, luego volver a subir y empezar otra vez… Anímicamente es durísimo; me da mucha tristeza cuando veo que he recuperado lo perdido, paso un tiempo depre, tratando de aceptar que quizá mi complexión sea así, pero siempre me surgen ganas desde diferentes puntos de motivación, ya sea vanidad pura y dura, o que encuentre algún deporte que me apasione. Otras veces depende de factores que parecen independientes, por ejemplo, una buena racha en el trabajo o el aspecto emocional; influyen en mi metabolismo y cuando me doy cuenta de que he perdido un par de kilos, eso me hace retomar la disciplina y el régimen. Como que veo una oportunidad e intento aprovecharla al máximo.

En todos estos años, ¿qué es lo que de verdad te ha funcionado para equilibrar tu peso? Hacer ejercicio de manera constante y moderada. De verdad que funciona mejor media hora diaria, que dos horas un día y luego una semana de nada. Caminar, nadar y correr son lo que mejor me funciona. Tomar diariamente dos litros de agua, comer cada tres o cuatro horas, estar feliz, comer sin culpas y controlar estrictamente mi ingesta de carbohidratos.

¿Qué ya no estás dispuesta a hacer?, ¿qué sí? Ya no, dietas extremas o milagro. Cuando engordé mucho, después de seis meses de tomar cortisona, me sometí a la dieta de licuados; en el momento funcionó porque despertó a mi metabolismo y empecé a perder todo lo ganado, pero ahora ya me parece una locura y no me funciona del todo. Tampoco estoy dispuesta a dietas que impliquen dejar de comer algún grupo alimentario; ya no creo en que no comer carbohidratos sea la solución al sobrepeso. Lo ideal es encontrar el balance que tu cuerpo necesita, y al menos el mío siempre necesita carbohidratos, aunque sean poquitos. A lo que sí estoy dispuesta es a buscar un sistema alimenticio que me funcione a controlar mi peso y que pueda aplicarlo a toda mi vida; el error recurrente que he cometido es someterme a dietas con límite de tiempo y eso es lo que me hace perder y recuperar el peso todas las veces.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje de este proceso? A nivel físico, a nivel emocional… Que es cierto que hay que amarse y aceptarse como se es, hay que aceptar y ver con cariño todas esas características que no se pueden cambiar y que nos hacen ser quienes somos, pero aquellas que se pueden cambiar y que además nos hacen sentir mejor y mejorar nuestra calidad y expectativa de vida, sí que deben modificarse. También he aprendido que cualquier resultado depende de constancia, disciplina y paciencia; que somos capaces de hacer de todo siempre y cuando pongamos la dosis de empeño necesaria. Jamás pensé que sería capaz de correr más de dos kilómetros, simplemente creía que no venía en mi configuración y ya corrí dos carreras de 10 kilómetros con un buen tiempo y sintiéndome bien; eso me ha hecho querer y valorar la maravilla que es el cuerpo.

Después de todos estos años y capítulos varios, ¿cuál dirías que es tu fórmula de vida saludable? Mantener el equilibrio: ejercicio, trabajo, descanso, diversión, afecto y alimentación. Al menos yo necesito esos seis elementos en mi vida diaria; hay días en los que no me queda más que divertirme trabajando y ejercitarme de camino al trabajo, pero hay otros en los que me da tiempo de hacer todo por separado. El punto es cerrar el día sintiéndose feliz y agradecido. También lo es escuchar al cuerpo con atención, estar consciente de todas las señales que nos manda; la única vez que una enfermedad puso en peligro mi vida fue porque ignoré la bola de señales que me estaba mandando. Nunca más.

Actualmente, ¿qué es lo que más te dificulta mantener un estilo de vida saludable o balanceado? En realidad creo que son cosas en mi mente, lo extremadamente hábil que soy para poner pretextos. Algo que he aprendido a lo largo de este tiempo es que no importa dónde estés, siempre habrá una opción para comer sanamente, pero siempre caigo en el antojo emocional y es ahí donde todo falla.

 ¿Cómo dirías que es tu relación actual con la comida? Se parece tanto al amor (risas). O sea, sé lo que me hace mal o lo que mi cuerpo no necesita, pero me gusta su sabor, y aunque a veces el placer sea más breve que el malestar que me deja, estoy más dispuesta a hacer ese sacrificio que a olvidarme del antojo en pos de una comida que me brinde mucho más energía.

¿Y con la actividad física? ¿Qué actividades has probado en estos años? Natación, caminar, correr, aerobics, step, taebo, pilates, yoga y kickboxing.

¿Cuál es la que mejor te ha funcionado o la que te ha hecho más feliz? ¿Correr? Natación, correr y yoga. Natación y yoga han hecho maravillas por mi elasticidad y mi fuerza, mientras que correr ha fortalecido mi corazón y mi condición física. Además, alcanzar metas que tú solo te pones y que poco a poco vas superando, hace milagros por tu autoestima y tu estado anímico. El día que logré pararme de cabeza en yoga lloré de alegría.

Si es esta, ¿qué te hace sentir cuando la realizas? Correr me descansa la mente. Cuando usaba PC me acuerdo que de vez en cuando había que poner a “defragmentar el disco duro”, o sea a que se organizara la información para que la computadora rindiera mejor; eso es lo que correr le hace a mi cerebro. Siempre empiezo con una maraña de pensamientos, ideas y hasta conflictos, y una vez que me bajo de la caminadora o que alcanzo mi meta, todo se ve mucho más claro y organizado, sin siquiera haber tenido que ponerme a pensar en ello. Luego también me hace sentir como si hubiera tomado el mejor café: todo el día me siento mucho más ligera y despierta.

¿Qué es lo que impide correr más? Nada, cada día trato de correr más tiempo, más distancia o más rápido. No intento ponerme una meta, como correr un maratón, sino superar poco a poco mis propios límites y llegar hasta donde eso me lleve.

Por último… ¿Hay algo en particular que te haya ayudado a ‘reconciliarte’ con tu cuerpo sin tiroides y lo que esto implica? Que cuando sigo el tratamiento, la dieta y el ejercicio con disciplina, de verdad se notan los cambios. Saber que con todo y ese pequeño bache mi cuerpo sigue respondiendo, me emociona y me motiva a seguir haciendo buenas cosas por mí. También que gracias a esto he llegado a conocer y a ser consciente de mi cuerpo como pocas personas: aprendí a escucharlo, cuidarlo y valorarlo.

Puedes seguirla en Twitter como @pitirijaz y leer más sobre su peregrinar con las dietas y el peso en http://lucylandia.tumblr.com

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: