A caminar con más intensidad

Cuando necesitan retar más a su cuerpo o fijarse metas, los corredores tienen sus carreras de 5 o 10km. O los maratones. Pero, más allá de recorrerse el parque o la colonia a paso apretado, ¿qué opción se tiene para probar los límites del cuerpo cuando se camina?

 Caminata nórdica

Aunque parece una práctica con poco desgaste físico, se le puede sacar un alto rendimiento. De hecho, hay quienes dicen que es como hacer pilates en movimiento (y ya se sabe que aunque los pilates parezcan cosa fácil, sí que hacen trabajar los músculos). Se trata de un tipo de caminata que surgió en Finlandia porque al término de la temporada de nieve, los esquiadores de fondo practicaban la caminata como si trajeran esquíes. Ahora se realiza en todo el mundo, al aire libre y con un par de bastones especiales que cumplen con el mismo principio que los usados para esquiar. ¿El plus? Además de impulsar al cuerpo desde atrás (como esquiando), activa la circulación sanguínea gracias al guante integrado al bastón, que obliga a abrir y cerrar las manos mientras se camina.

¿Y en México hay dónde y con quién practicarla ‘en forma’? Sí, hay algunos clubes dedicados a promoverla. Para saber más, pásale por acá.

Trekking

Esta práctica, a la que también se llama senderismo, no requiere de equipo especializado y básicamente consiste en caminar en distintos tipos de suelo al aire libre. Uno bien puede hacerlo por cuenta propia, pero también es posible unirse a un club, que ya cuenta con rutas trazadas y jornadas para todos: desde paseos de mínimo y corto desarrollo (muchas veces sin tener que salir de la ciudad), hasta los muy intensos.

Ahora, sea cual sea el tipo de caminata que atraiga a los pies, son indispensables:

  • Tenis o zapatos/botas de campismo que permitan mantener la estabilidad. Lo ideal es que no queden flojas ni apretadas, para prevenir ampollas o uñas enterradas.
  • Calcetines deportivos para mantener el pie seco; el sudor puede hacer que se pierda el paso o causar una lesión. No está de más cargar con un repuesto, por aquello de que se humedezcan.
  • Ropa que no retenga la sudoración corporal, para evitar la acumulación de toxinas.
  • Un parche, para esos lugarcitos donde ya sabe uno que puede surgir un callo.
  • En el caso de la caminata nórdica, un par de bastones de acuerdo a la estatura con todo y zapatos. Eso sí, que el mango no pase de la altura del ombligo.

Y con eso se está más que listo para dar pasos felices.

Lo antes posteado:

Efectos positivos de andar camine que camine

Una App para monitorear tus caminatas

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: