Gratitud, la actitud de todos los días

Una de esas cosas que no deberíamos de excluir de nuestros días (pero lo hacemos) es la gratitud, que además de permitirnos ser personas más alegres, animosas y motivadas, tiene sus beneficios para el cuerpo y la salud. Ponerla en práctica con quienes nos rodean, en nuestro trabajo y con nosotros mismos implica conciencia, reconocimiento y aprecio. Para tomar ritmo, aquí cinco ideas de cómo ponerla en práctica:

  1. Lleva un cuaderno de gratitud. Sí, es como llevar un diario, pero para anotar de manera cotidiana los momentos que te hacen sentir agradecido. Si lo piensas, puede ser una buena forma de irte a la cama con una sonrisa.
  2. Date espacio para enunciar una que otra oración de gratitud (sea que aprendas alguna ya escrita o inventes las tuyas). Lo más importante: repítelas, sea en voz baja o en voz alta. Cualquier momento del día es bueno.
  3. Aprende a agradecer a los otros públicamente. Si lo sientes, dilo; escrito está bien, pero de viva voz es mejor.
  4. Acompaña tu agradecimiento con expresiones corporales (sonrisas, abrazos, una caricia…).
  5. Recuerda lo malo, sí, pero para poder agradecer lo bueno.

¿Que qué puede tener esto de bueno para la salud? De entrada, motivarte a hacer más ejercicio y traducirse en menos visitas al médico*.

Con información del libro Thanks!, del Dr. Robert Emmons y el artículo In Praise Of Gratitude*, publicado en Harvard Health Publications..
Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: