La importancia de elegir un buen par de tenis… O dos

Ajá, el ánimo, el corazón y la mente ya se vieron sume y sume kilómetros a lo largo del año. Pero antes de atarse las agujetas y echarse a correr, conviene echarle un buen vistazo a ese par de tenis que nos lleva y nos trae, pues en una de esas ya es momento de jubilarlos. Vamos, para que nos hagan alcanzar la meta, no acabar en el fisioterapeuta.

Porque no sobra saber que las tasas de lesiones en tendones, tobillos y rodillas son más altas en corredores que usan un mismo par de tenis que quienes tienen más de uno y los alternan*. La cuestión es que con el uso y su consiguiente desgaste, los tenis pierden todas sus bondades (amortiguación, ergonomía, etc). Y no se trata de cuánto tiempo lleva uno con ellos, sino de cuántos kilómetros se han recorrido (la vida media de unos tenis para correr es de 500-750 kilómetros). Por eso es bueno llevar un registro de los entrenamientos y carreras; así, hacer las cuentas resulta mucho más sencillo.

Si solo hay un par en nuestro clóset o ya es hora de ‘colgar’ los que tenemos en turno’, hay algunos aspectos a tomar en cuenta para elegir un par nuevo, más allá de derretirse por un modelo, combinación de colores o marca:

  • Entre el dedo más largo y la punta del tenis debe de haber un espacio de alrededor de medio centímetro; así se evita lastimar el pie o que salgan las molestas ampollas.
  • El día de la compra, lo mejor es ir por la tarde, pues a esa hora los pies suelen estar un poco hinchados y sí, el pie descansado puede medir menos.
  • Olvidarse del amor a primera vista: hay que probarse varios modelos de distintas marcas antes de tomar una decisión.
  • Armarse de paciencia y dedicarle un buen tiempo a elegir el par adecuado: no se trata de una compra de oportunidad, sino de una que repercutirá en mi bienestar.
  • El ajuste debe de ser perfecto, y eso solo se sabe probándose y probándose distintos modelos; si hay alguna duda, probablemente no sean los indicados para uno. Si se flexionan los deditos y se rasca la plantilla con facilidad, esos son una buena opción.
  • El talón no debe de ‘bailar’, sino estar cómodo y ajustado.
  • El día de la compra, hay que vestirse con la ropa que se usa para correr. Si por alguna razón no se puede (o resulta demasiada ‘facha’ para ir de shopping), de menos hay que probarse los tenis con el calcetín usado para hacer ejercicio. Si al pedir unos del número de siempre, como que nomás no nos quedan, nada de penas:  pídele al vendedor que te ayude a medir tu pie y a partir de ahí te traiga medio número más grande o más chico. Es muy común tener uno un poco más grande que el otro (y no todas las marcas ajustan igual); en ese caso, lo mejor es tomar la medida del más grande.
  • Elegir los tenis de acuerdo a la actividad que realizamos. No es igual caminar o correr en la superficie lisa de una banda que al aire libre y en terrenos irregulares.
  • Aunque hay un montón de modelos, precios y marcas, que la regla de oro sea comprar los que mejor se amolden a mis pies. Hay que caminar por la tienda con ellos y no gastar hasta estar 100% convencido.
*Con información del estudio hecho por el Sport Medicine Research Laboratory de Luxemburgo, revista Runners y Runners World.

Lo antes posteado:

Caminar como se debe

Moverme sí, pero sin maltratar al cuerpo

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: