Fernanda A., consultora en nutrición

El bien comer es un placer, y hacerlo de manera saludable no tiene por qué ser aburrido. NO existen alimentos buenos o malos, SÍ porciones inadecuadas”.

Screen Shot 2014-03-06 at 9.23.59 PMComo cualquier persona, Fernanda tiene una historia con su peso, con su alimentación y con la actividad física… Sí, aunque su profesión sea nutricionista. Porque sucede que, en parte, haber subido 35 kilos durante su embarazo la llevó a estudiar cómo es eso que ella llama el “bien comer” y que ahora dedique parte de su día a coordinar un grupo de 17 Promotores comunitarios del Departamento de Salud en la Ibero. Concretamente, para planear y organizar talleres enfocados a un estilo de vida saludable. Pero mejor que sea ella quien nos cuente sobre sus días…

¿En qué consisten y cuál es el objetivo de los talleres que impartes?, ¿están abiertos a cualquiera? Gracias a las habilidades propias de transmitir información y motivación entre sus pares, los Promotores de salud tienen la tarea de difundir dentro de sus comunidades los conocimientos que la Universidad les brinda. Por ahora estamos implementando el Taller “Un Dos Tres por nuestra salud” que consta de 10 sesiones (una por semana) donde los padres de familia y/o cuidadores de un niño podrán adquirir técnicas para el modelamiento de conductas familiares relacionadas con la alimentación, la actividad física y el uso del tiempo libre. Los talleres son gratuitos y están abiertos a cualquier persona, no es necesario tener estudios, saber leer o escribir; incluso hemos tenido personas con discapacidad visual.

Al ser nutricionista, uno puede pensar que llevar hábitos alimenticios y en general hábitos saludables te resulta más sencillo que al resto de las personas o que se te da casi, casi ‘en automático’… ¿Es realmente así? ¿Nunca te ‘portas mal’? Si “comer rico” significa ser mal portado, definitivamente soy el diablo. No predico con la palabra “culpa”. Una de mis frases favoritas es “El bien comer es un placer”, y hacerlo de manera saludable no tiene por qué ser aburrido. NO existen alimentos buenos o malos, SÍ porciones inadecuadas. Los hábitos saludables no sólo se refieren a la correcta alimentación, también involucran la actividad física; de ahí mi dicho: “Somos lo que comemos vs. lo que gastamos (energéticamente)”.

Y si de pronto flaquea la voluntad, por ejemplo, de salir a correr o tienes una comilona irresistible frente a ti, ¿qué te dices?, ¿o qué haces? Soy tan ñoña (alias cuadrada) que pocas veces me encuentro en esas situaciones. En mis prioridades diarias está el correr, y sí, hay ocasiones en las que me siento cansada o me dan antojos como de mujer embarazada. ¿Qué hago en esa situación? Escucho al cuerpo y lo obedezco.

A todo esto, ¿por qué decidiste ser nutricionista? Larga, larga historia. Trataré de hacerla corta. A los 17 años me tocó elegir carrera, y como en la secundaria tuve un “pésimo” profesor de química que me dejó traumada, decidí (pese a mis exámenes de habilidades previos a elegir licenciatura) que no iba a estudiar ninguna carrera relacionada con la química, por lo que elegí Comercio Internacional. Muchos años y 35 kilos (obtenidos durante el embarazo) después regresé a las aulas de la Universidad Iberoamericana, convencida de que lo que en realidad me apasiona es la nutrición (y la química, jeje).

¿Cómo resumirías tu filosofía sobre ser saludable? Porque luego solemos pensar que la alimentación es lo único que cuenta para serlo… “Ser saludable” implica bienestar físico, social y emocional, si bien la manera en la que nos alimentamos es –muy­– importante, existen otros factores que determinan un buen estado de salud.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Eres corredora, ¿podrías decir en algunas líneas por qué te gusta esta actividad física?, ¿cómo te hace sentir? Para muchas personas correr es aburrido, para mí es el único momento del día en el que aterrizo la mente. Soy una persona inquieta, y la manera de aplicar con profunda atención mis pensamientos es a través de este deporte. Correr me libera demonios, me inspira y me mantiene de buen humor durante todo el día.

¿Cada cuánto corres? Cuatro veces por semana. Los demás días realizo otro tipo de ejercicios, como natación, bicicleta, pilates y ejercicios de fuerza.

¿Escuchas música mientras lo haces?, Si es así, ¿qué te gusta escuchar? Sí, literal, “me mueve” aunque en ocasiones (sobre todo cuando se trata de correr distancias largas) prefiero escucharme a mí misma. Mi favorito de favoritos es David Bowie (“Life on Mars” es una de las canciones que más me inspira), Flaming Lips, Cerati, Pixies, Gossip, Cut Copy, James, The Shins, Los amigos invisibles, Café Tacuba, Pedro Piedra, entre muchos otros. Mi power song: “Synchronize” (Radio Elite, de Jarvis Cocker)

¿Cómo es que le agarraste el ‘gusto’? ¿Es algo que has hecho desde ‘siempre’? La verdad comencé a correr como no debes de comenzar a correr, “como el Borras”. Me invitaron en 2007 a un Human Race de Nike que se organizó en la Ciudad de México y sin más ni más acepté. Así corrí mis primeros 10 kilómetros. Cabe mencionar que previamente ya hacía ejercicio (no como ahora).

¿Qué se siente correr un maratón?, ¿cuál es la parte más emocionante?, ¿cuál la más retadora? Creo que aquí está la respuesta: http://biencomer.blogspot.mx/2013/10/el-primero-de-muchos.html

¿Qué te dices o en qué piensas a lo largo de tantos kilómetros? Es un subibaja de emociones. Comencé muy entusiasmada, me emocionaba ver a tanta gente echándote porras, saludas a la gente cual atleta famoso, te ríes de los carteles que hacen, como el “Apúrale que los kenianos ya se están tomando tu cerveza” (al final de la competencia te dan cerveza) o frases motivacionales como “El dolor es temporal, el orgullo es para siempre”, pero llega un momento en el que ya no quieres escuchar nada, te molestan los gritos, te enoja que alguien pase cerca de ti; experimenté distintos, si no es que todo tipo de sentimientos. Tal es el caso que una milla “completita” me la aventé llorando. ¿Por qué lloraba? No lo sé. Tenía los sentimientos a flor de piel.

Hace poco corriste el de Chicago, ¿cuál es tu siguiente meta? Si todo sale bien, ¡Nueva York 2014!

¿Alguna lectura sobre correr (u otra actividad física), por ejemplo, o sobre alimentación-vivir saludablemente que te haya inspirado? Run Less Run Faster, de Runner’s WorldDe qué hablo cuando hablo de correr, de Haruki Murakami.

¿Cómo haces para que te dé tiempo de ‘todo’? Me levanto a las 5 de la mañana (a veces poco antes).

En una base cotidiana, ¿qué te hace sonreír, qué alegra tu día? Mi esposo. Después de 14 años él sigue siendo mi inspiración de todos los días.

Y fuera de hablar de alimentación y actividad física, ¿qué te gusta hacer?, ¿qué otras cosas nutren tus días? Mi familia. Tengo una hija de la cual estoy muy orgullosa y un esposo al que admiro desde el primer día que lo conocí. Disfruto mucho viajar con ellos y visitar distintos restaurantes los fines de semana. Si bien los tres somos deportistas (mi esposo es maratonista y mi hija está en un equipo de natación, nos encanta “el bien comer”), visitamos semana a semana restaurantes de distintas cocinas; sí, comer es lo que más disfrutamos. También nos gusta el cine y pasear por nuestra enorme y hermosa ciudad.

Para ti, ¿cuáles son los hábitos indispensables para una vida saludable?

  • Realizar actividad física
  • Dormir al menos 8 horas por día
  • Incluir en nuestra alimentación TODO tipo de alimentos en porciones adecuadas
  • Comer de colores
  • Desayunar
  • Realizar al menos 4 comidas por día
  • Comer “en la mesa” y sin distracciones
  • Beber suficiente agua natural, sólo ocasionalmente bebidas azucaradas
  • Comer sin culpa

Y… la pregunta que muchos nos hacemos, ¿cómo lograrlo viviendo en un entorno urbano con un ritmo tan acelerado? Planeando y poniendo metas chiquitas. Pequeños cambios, grandes diferencias.

Por último… Desde tu perspectiva profesional, ¿podrías compartir 3 ideas falsas sobre alimentación saludable que suelan ser comunes?

  1. Consumir productos light es “mejor”: Si bien no dañan la salud, no podemos decir que son mejores o “más” saludables. La gente –en su mayoría– los come de manera confiada, pensando que no “engordan” o que incluso ayudan a perder peso.
  2. Beber demasiada agua, ¿ayuda a perder peso? Imposible. El agua no ayuda a “deshacer” grasa ni a quemar calorías; probablemente este mito se debe a que beberla en exceso produce saciedad, por lo tanto, la ingesta es menor y el resultado se refleja en el peso. Este vital líquido es indispensable para llevar los procesos metabólicos del organismo y ayuda en la eliminación de toxinas.
  3. La toronja “quema grasa”. Ningún alimento por sí solo tiene el poder de engordar o adelgazar partes del cuerpo. La toronja es rica en fibra, lo que facilita la digestión y aumenta la saciedad.

Encuéntrala en Twitter e Instagram como @ferrnanda. También puedes leer su blog Bien Comer

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: