Dosis de inspiración

Puede que alguna vez hayamos visto a alguien en la calle con un letrero de “Abrazos gratis”, pero ¿cuántos de nosotros nos hemos animado a dejarnos rodear por ese completo desconocido? Puede que muy pocos. Aunque la cosa no necesariamente se trata de ser nosotros quienes porten este letrero o necesariamente correr a los brazos de quien cargue un letrero así, sino de recordar lo bien que se siente recibir un abrazo, por igual en momentos tristes que en momentos alegres. Y si tanto nos gusta (y además tanto nos beneficia), ¿por qué no abrazarnos más y más seguido?

Lo antes posteado:

El poder de abrazarnos

Una buena actitud fortalece al corazón

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: