Pequeño recordatorio bienestaroso

En esos momentos en los que la voluntad de seguir moviendo el cuerpo empieza a fallarnos o empezamos a despotricar porque nos sentimos cansados, no sobra pensar que cada paso, cada pedaleada, cada estirada es en nuestro total y auténtico beneficio. Físico y mental.

0ac0aad6346983d12600e86811b8a17f

Lo antes posteado:

¡Aplausos por nuestro esfuerzo!

Las maravillas de pedalear

Las delicias de correr

 

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: