7 pilares para construir tu felicidad

Ser feliz en una base cotidiana no es una cuestión genética o espontánea. De algún modo, es como construir un hogar. Tienes un terreno tan extenso como quieras y tú eliges el lugar, el tipo de construcción y los materiales a ocupar. Con esta idea, Marci Shimoff, autora de Happy for No Reason, elabora un plano de cómo edificar la felicidad y los pilares a usar para apuntalarla.

Los cimientos: Sé el dueño de tu felicidad. Ponerla en manos implica muchas cosas, menos la garantía de alcanzarla. Al final del día, eres el único encargado de cimentarla, porque se trata de un acto de autosuficiencia.

El pilar de la mente. No te creas todo lo que piensas. Si consideras que, en promedio, una persona tiene 60 mil pensamientos al día y 80% de estos son negativos, además del hábito de solo recordar lo feo y lo malo, puedes estar seguro de que más de uno de esos miedos e inseguridades no son ciertos.

El pilar del corazón. Déjate llevar por el amor… ¿Es necesario decir más?

El pilar del cuerpo. Haz felices a tus células. Ajá, la felicidad también es un asunto bioquímico. Y cuando se trata del cuerpo, la actividad física y el ejercicio son indispensables para liberar las sustancias y hormonas que le brindan la sensación de energía, tranquilidad y plenitud.

El pilar del alma. Conéctate al espíritu. Algo es seguro: todos buscamos la paz interior, y una forma de lograrla es entrar en contacto con nuestro lado espiritual. Ya sea a través de una filosofía de vida, una creencia o práctica, el asunto es mantener encendida la energía ‘sagrada’.

El techo. Vive con propósito; persigue aquello que realmente nutre tu alma. La felicidad se considera algo así como la meta de todas las metas, pero resulta mejor pensar en ella con un propósito que, dicho sea de paso, nada tiene que ver con estatus, fama, sexo o posesiones materiales, etc.

El jardín. Cultiva relaciones nutritivas. Nada como los buenos compañeros de vida con quienes compartir la felicidad, una tarea generosa y compasiva. Así que “shu, shu” a las personas destructivas o negativas.

Ahora, dicho sea de paso, ser feliz en una base cotidiana es algo que también impacta nuestra saluda física: aumenta la expectativa de vida,  fortalece el sistema inmunológico y se tienen 50% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco.

La ilustración en portada es de Helena Karenina Ilustración.

Con información del libro Happy for No Reason, de Marci Shimoff; The New York Times, Time Magazine y Harvard School of Public Health.

 

 

 

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: Otras 5 mentiras sobre la felicidad (sí, hay muchas) | habitolicious

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: