Dale la vuelta al combo hambre + enojo

Hangry es la palabra que se han inventado los gringos para hablar de ese comportamiento godzillezco de no-me-hables-aplasto-todo-en-mi-camino que te entra cuando tienes hambre y te pones de malas-malísimas. Un estado al que quizá en español podríamos denominar ‘hambrejado’ (hambreado + enojado).

Como sea, no es un asunto nomás para bromear. En Estados Unidos, es un problema que afecta a un 61% de mujeres*. Aunque en México no hay una cifra al respecto, sabemos que también pasa.

Y, dicho sea de paso, estos exabruptos no son nada recomendables para el cuerpo (ni el peso), pero evitarlo es simple: además de comer a tus horas, el verdadero secreto es hacer colaciones entre comidas. Tener a la mano porciones adecuadas de distintos alimentos para morder a tiempo, en vez de devorar lo primero que se te cruce cuando ya es demasiado tarde. Ten por seguro que además de mantener más a raya tus cambios de humor y sentir que tu energía es más fluida, todos a tu alrededor agradecerán que guardes en el cajón tus ojos de pistola. Por decir lo menos.

*Encuesta nacional realizada por Adora Calcium
Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: