Cómo no odiar los lunes

Sentirse triste o desanimado tan pronto suena el despertador el lunes por la mañana y hasta por ahí del medio día (y en casos extremos hasta que de plano cae la noche) no es cosa rara. En realidad, eso del Monday blues es muy común en todos los países del mundo (ah, sí, ni los primermundistas se salvan de esta). Pero ello no significa que sea un asunto irremediable. ¿Qué puede hacerse al respecto?

1. Dejar de vivir para el fin de semana. Vivir estresado de lunes a viernes, ansiando los días de descanso, es la fórmula perfecta para sentirte feliz solo si es sábado o domingo. Y pues… ¡qué tortura! Pero todo puede cambiar si cada día dedicas tiempo a algo que te haga sonreír y sentirte bien, sean actividades recreativas, hobbies, planes con los amigos… Lo que sea que se traduzca en dosis de alegría.

2. Descansar. Salir de jueves a sábado por la noche y llenar la agenda del fin de semana de compromisos deja agotado a cualquiera.Conviene más salir solo un día y dejar tiempo suficiente para reponerte, apapacharte, vivir con calma y hacer otras cosas. La falta de sueño de todo un fin de semana es la mejor forma de empezar la semana laboral con el pie izquierdo.

3. No dormir hasta el medio día. La idea de abrir el ojo lo más tarde posible en sábado y domingo es tentadora, sí, pero también hace que el día se vaya ‘como agua’. Para cuando cae la tarde, sentirás que te robaron el día. Despertarte una o dos horas más tarde de lo habitual es una mejor opción. Tu organismo trabaja mejor y se siente más descansado si todos los días, o casi todos, te apegas a una misma rutina de sueño.

4. Organizarte la noche del domingo. Preparar el lunch o la comida que vas a llevarte, la maleta para el gimnasio, la ropa que usarás o hasta cambiar tu bolsa son esas pequeñas cosas que si están listas al sonar el despertador, hacen la mañana mucho más llevadera. La cosa es evitarte lo más posible recibir el día con prisas. Sobre todo si se trata del lunes.

5. ¡A moverte! Ay, sí, cómo insistimos con este tema, pero es verdad: ponerte en movimiento, aunque sea unos minutos, le da un gran boost al ánimo y al cuerpo. Estírate, saluda al sol, baila, brinca, sal a trotar, a correr, a pasear al perro, por un café, ve al gimnasio… Lo importante es activarte.

6. Estrena algo de ropa o ponte tus mejores ‘trapos’. Ajá, la emoción de ponerte un vestido o una camisa nueva, o esos pantalones que te hacen sentirte tan bien es una forma de, literal, colgarte el buen ánimo. Otra posibilidad: usa colores encendidos, como el rojo.

7. Descubre qué te hace odiar los lunes. Revisa a conciencia qué es lo que más te pesa de empezar la semana laboral. ¿Es el hecho de levantarte temprano?, ¿el tráfico?, ¿tu trabajo?, ¿tu jefe?, ¿tus compañeros de oficina?, ¿algún lío en curso?… Se trate de lo que se trate, recuerda que siempre es posible hacer algo para cambiar las cosas.

Lo antes posteado:

Otras formas de enfrentar mejor el lunes

Para no vivir ‘mal y de malas’

 

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: