De dónde sacar tiempo para ser más bienestarosos

Una de las “razones” más usadas para no hacer algo en favor de nuestro bienestar es que tenemos muchas cosas que hacer y el día nomás no alcanza para todo. Pero la verdad es que ‘rascándole’ un poco, sí que hay tiempo disponible. ¿Que cómo hacerle?

Consultar menos las redes sociales. Creemos que no podemos vivir sin Twitter, Facebook, Instagram, Tumblr… Pero, ¿de verdad es así? ¿Cada que las abrimos encontramos algo tremendamente interesante? Como la respuesta es no, ¿por qué no asignarle a esta actividad horarios y respetarlos? ¿Qué tal revisarlas una vez por la mañana y luego por la tarde?

No ver tele nomás por ver algo. Si uno le da una pasada a todos los canales y no se cruza con algo en serio atractivo o interesante, ¿qué caso tiene quedarse aplastado en el sillón casi-casi mirando ‘estática’ o cambiándole de canal sin cesar? Encima, al terminar el día, sentiremos que no hemos mucho. Una opción es prender la tele solo cuando sabemos que hay algo que queremos ver (como una serie que seguimos) o verla después de haber hecho las cosas bienestarosas que tantas ganas tenemos de hacer.

Destinar tiempo a cada cosa. En vez de ‘atracarnos’ temporada tras temporada de una serie en cuestión de días, ¿por qué no designar tiempos y espacios para verla un día sí y otro no, por ejemplo? De paso, uno se evita las desveladas entre semana y se asegura de tener energía para enfrentar lo que traigan los días.

Planear compromisos que impliquen movimiento. Sobra qué hacer. Ponerse al día con los amigos durante un paseo por la ciudad, salir a pasear al perro juntos, llevar a los niños al parque, pedalear en domingo… Así, uno mata dos pájaros de un tiro: se hace vida social y algo de actividad física.

Ser más selectivo. ¿De verdad nos hace felices tener una agenda social apretadísima? ¿Vamos de buenas a todos los compromisos que terminamos por tener? Esa ‘amiga’ del trabajo anterior realmente ya no tiene tanto en común con nosotros, ¿o sí?, ¿Por qué no mejor dedicarle tiempo únicamente a las personas que verdaderamente queremos y nos interesan, con las que compartimos buenos momentos? Y el resto: a nosotros mismos, a nuestro bienestar. Es una forma muy efectiva de sentir que los días no se nos van ‘en nada’.

En principio, este tipo de acciones parecen poco, pero si uno las pone en marcha, de pronto el día tiene un poco más de tiempo: justo ese que se necesita para comer con más calma, preparar la comida que llevaremos a la oficina, para movernos… Para ser más bienestarosos, pues.

Lo antes posteado:

Motívate al instante

Moverse tiene sus beneficios extra

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: