5 cosas que te estresan (de más) y cómo darles la vuelta

Llegar al final de la semana completamente drenado, física y mentalmente, es algo que puede evitarse. Cosa de poner en práctica algunas acciones muy simples desde hoy:

Tomar demasiada cafeína. Una cosa es tomarte un par de tazas por la mañana y otra muy distinta tomarte una jarra entera. Como todo: se trata de balance. Tomar café de más puede elevar innecesariamente los niveles de ansiedad en el cuerpo. Por eso… Además de limitar tu consumo, regulariza tus horarios de sueño y realiza actividad física con frecuencia. Esos sí que son grandes boosteadores de energía y ánimo.

Quejarte sin parar. Desahogarte con un amigo está bien; contribuye a que uno se sienta mejor. Pero agarrar de ‘punching bag’ a quien se te cruce por el camino para contarle toda tu sarta de problemas y angustias, más que ayudarte, provoca que te aferres a ellos y pierdas de vista todo lo bueno que seguramente hay en tus días. Por eso…Una vez compartido en voz alta lo que traes atorado, suéltalo, date la media vuelta y sigue adelante.

Analizar algo de más. Típico. Tuviste una discusión, una entrevista o una cita y horas después sigues dándole vueltas a lo que dijiste, a lo que te dijeron, a lo que debiste decir, a lo que no debiste, a lo que hiciste, a lo que… Ufff. Un cuento de nunca acabar. Al final del día, ¡sorpresa! Tu mente está agotada. Por eso… Recuerda que lo hecho (o dicho), hecho está. En la mayoría de los casos, el único que analiza con lupa cada detalle es uno mismo. Deja que las cosas sigan su curso y trata de mantener una actitud más positiva.

Tratar de hacer todo tú. Entre eso de creernos superhéroes, que el día dura más de 24 horas y que “si quieres algo bien hecho, debes hacerlo tú mismo”, tu agenda puede casi explotar (y tú con ella). Por eso… Respira. Profundo. Acepta que si de verdad quieres avanzar, en muchos casos, pedir o recibir ayuda es la mejor forma de hacerlo. Delega actividades en tu trabajo, concéntrate en dar las instrucciones adecuadamente y en supervisar.

Ir por la vida con prisa. Todo te causa tanta ansiedad que no tienes ni tiempo de apreciar el cielo, oler las flores o percatarte de que alguien te está sonriendo.

Por eso… Date oportunidad de bajar el ritmo y observar lo que sucede a tu alrededor, escuchar a la gente con la que te relacionas, disfrutar lo que te gusta, lo que estás aprendiendo: tu vida y sus pequeños y grandes aconteceres. Por simples que sean.

Lo antes posteado:

La canción más relajante del mundo-mundial

4 remedios simples para el cansancio

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: