3 ideas malentendidas sobre ser feliz

Por más que uno quiera evitarlo, todos pasamos por momentos difíciles. A veces los vemos como rachas de mala suerte y otras nos sentimos víctima de las malas acciones de otros, aunque casi siempre sean consecuencia de nuestras decisiones.

Ante estas situaciones, hay de tres: a) estacionarse en la mala racha y dar vueltas en círculos; b) salir del hoyo y seguir adelante; o c) tomar ese mal momento como impulso y crecer. Y estas son las ideas que nos atrancan en la opción “a” más de lo que quisiéramos:

  1. El fracaso es malo

Cuando se escucha una historia de éxito, poco se habla de todos los ‘fracasos’ (o intentos) que hay detrás. No falta que uno atribuya dones extraordinarios a esas personas, que se crea que jamás se equivocan y que sus vidas están llenas de aciertos. Pero es todo lo contrario. Detrás de cada personaje exitoso hay una cadena de ‘errores’ que se han vuelto lecciones (casi en la misma proporción de sus éxitos) y trabajo duro. Cosa de recordarlo en el próximo tropiezo y aprender la lección con misericordia hacia uno mismo.

  1. Siempre debo de pensar positivo

Cuando se enfrenta un fracaso, el consejo general suele ser “piensa positivo”. Y sí, pensar de manera optimista es mejor que deprimirse, pero repetir “todo va a estar bien” sin hacer nada al respecto no ayuda en nada, sobre todo si se pierden de vista los peligros que pueden lastimarnos aún más. En cambio, tomar valor y ser honesto con uno mismo, sin disfrazar la situación con una sonrisa forzada, es la forma más efectiva de lidiar con los problemas.

  1. Hay cosas imperdonables

Hay que decirlo: algunos de los tropiezos que nos toca vivir no son nuestra culpa. Pero aunque el error sea de alguien más, los sentimientos de enojo, tristeza o decepción pueden tomar el control y estancarnos en la mala racha. Para evitarlo, la mejor herramienta es el perdón. La cosa está en verlo más allá de un acto de generosidad hacia el otro, pues el bien mayor es para uno mismo. Al dejar ir una situación que nos hizo daño, uno se permite avanzar y abrir espacio para el alivio y con el tiempo, la felicidad.

Importantísimo es tomar en cuenta que aun cuando el pasado o el presente estén llenos de ‘errores’, tropiezos y adversidad, el futuro es esperanza y ninguna situación se mantiene igual para siempre.

Lo antes posteado:

¿Crees saber lo que te hace feliz?

Un puñado de rituales que puede cambiar tu día

Anuncios

Un Comentario

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: