La deliciosa vida de… Karina R., editora

Sus horas laborales le pertenecen a la edición de la revista InStyle, pero el resto las divide básicamente entre su bebé, su pareja, sus dos perritas, en leer una que otra cosa y en correr casi cuanta carrera puede. Su meta más reciente: su tercer maratón, Captura de pantalla 2014-11-27 a la(s) 21.07.32el de Chicago. ¿Qué como le hace con todo? Esa es una de las varias cosas que nos cuenta..

¿Desde hace cuánto tiempo corres? Siete años

¿Cómo es que empezaste a hacerlo?, ¿qué o quién te motivó? Me llamaba la atención. Los corredores me parecían muy cool.  Pero como a todos, al principio, me costó trabajo. Corría dos kilometros y me quedaba sin aire. Fue hasta que un señor me compartió su método para correr que agarré condición física y empecé a correr un poco más de distancia. Al principio no me gustaba porque no aguantaba mucho, pero luego le fui agarrando mucho cariño.

¿Por qué decidiste que correr fuera tu actividad física? Porque es muy práctico. No necesitas nada más que tus tenis y tu iPod. Además, porque es algo que haces al aire libre –muchas veces en contacto con la naturaleza– y entonces también es algo que puedo compaginar con mis perritas, que son galguitas y a las que les gusta mucho correr.

Antes de correr, ¿intentaste con alguna otra actividad física? ¿Por qué la superó correr? Sí, andaba en bici. Creo que correr se volvió “mi deporte” porque no necesitas nada más que tus pies, es más fácil hacerlo en cualquier lugar. Algo que me encanta es correr cuando estoy de viaje. Así puedo recorrer una ciudad que no conozco de una manera distinta, más temprano, cuando casi no hay gente.

¿Ubicas el momento/evento/carrera que te hizo decir “esto es lo mío” y pensar no en correr un 5, 10 o 15K, sino un maratón? No recuerdo un momento específico. Más bien creo que es un círculo vicioso. Empiezas con una de 10 y luego te vas retando y quieres hacer una de 15. Lo padre es que te vas dando cuenta de que puedes y te vas retando a ti mismo.

¿Cómo te hace sentir salir a correr? Me gusta mucho ir a correr, sobre todo en la mañana, porque me hace sentir superchingona. A las 8am yo ya estoy lista para ir a trabajar, pero ya fui a correr y me siento más chingona ese día, me da más empuje. Correr me equilibra porque es un tiempo que me doy, en el que pienso cosas que de otra manera no lo haría.

¿Batallas para levantarte? Sí, como todos batallo un poco para levantarme. Creo que el chiste es ir haciéndose el hábito y, sobre todo, no cuestionárselo, mejor levantarte automáticamente. Algunas veces también corro después del trabajo, y es padre porque así sacas tus enojos y estrés.

Luego hay días complicados o el cuerpo está cansado, ¿qué te dices entonces para animarte a poner los tenis? Cuando estoy cansada me he dado cuenta de que es mejor descansar y no obligarme. Descansar es parte fundamental del entrenamiento y mucha gente se obsesiona y no lo hace porque piensa que así le va a ir mejor, y es todo lo contrario. Cuando lo que tengo es solo un poco de hueva, me digo que seguro voy a sentirme con más energía y más contenta haciéndolo que no haciéndolo.

¿Cómo es la Karina antes de correr y cómo es la Karina después de correr? Como decía, correr me hace sentir muy chingona. Hay algo químico, creo… Eso de las endorfinas. Pero bueno, también me hace sentir bien porque me doy cuenta de que tengo voluntad y de que estoy haciendo algo por mí misma.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace menos de un año fuiste mamá. ¿Qué cambios implicó esto en tus salidas a correr? Muchos. En primera, tuve que dejar mi grupo de entrenamiento. Iba con ellos los martes y jueves de 6 a 8 de la mañana, y los sábados. Ahora soy menos constante, entreno menos tiempo y menos días. No es que el bebé no me lo permita, pero a veces estoy cansada. Algo que he aprendido al tener un hijo es que no puedes ser tan aprensiva porque las cosas casi nunca se dan como las piensas, así que igual tengo un plan de entrenamiento, pero estoy consciente de que tal vez no lo voy a poder llevar al pie de la letra porque surgen cosas. Lo que he aprendido es que si tienes tiempo, no te lo pienses demasiado y aproveches para irte a correr.

¿Corriste mientras estabas embarazada? Corrí hasta los cuatro o cinco meses. Se supone que no hay problema con que corras (si ya lo hacías previamente) si no pasas de ciertas pulsaciones por segundo (depende de cada quien). Pero ya no quise seguir y preferí hacer un deporte más “amigable” con el embarazo, que fue la natación.

¿Y cuándo lo retomaste? Creo que a los tres meses… No lo tengo muy claro. Lo que sí recuerdo que utilicé todos los splits de Adidas que se hacían mensualmente, cada vez con más kilómetros, para irme poniendo una meta mayor.

¿Cómo te fue durante esa pausa? Habrás extrañado correr. Sí extrañé correr, pero iba a nadar, así que no me sentía una flojaza… Lo que sí extrañaba eran las carreras.

Cuando por fin volviste a ponerte los tenis, ¿qué pensaste?, ¿qué sentiste? No soy muy “romántica” en ese sentido. No sé si pensé algo. Creo que lo que hice fue comprarme unos tenis nuevos.

¿Cómo te fue con la recuperada del peso pre-embarazo? Todavía tengo tres kilos que no he logrado bajar… Pero bueno, no hice gran cosa, poco a poco el cuerpo se fue poniendo más o menos como estaba. Creo que me ayudó que nunca dejé de hacer ejercicio. Tampoco subí tantísimo.

Uno podría decir que la vida es otra después de un hijo, pero ¿ser mamá ha modificado o transformado de algún modo tu amor, tu visión, tus ganas de correr? La ha modificado en el sentido de que cada vez que tengo tiempo de ir a correr, lo disfruto más. Entre el bebé, el trabajo, mi pareja y la casa, son pocos los tiempos que me quedan para mí sola, así que ahora valoro mucho el tiempo que tengo para ir a correr.

¿Cómo le has hecho para trabajar, ser mamá y no solo correr, sino entrenar para el Maratón de Chicago, que acaba de pasar? Pues la verdad es que no pude entrenar con la consistencia que debía. Corría cuando podía, sobre todo en las mañanas, antes de que la bebé se despertara y de irme a trabajar. No podría hacer nada de esto si no tuviera una pareja supercomprometida a ser papá. Las responsabilidades y tareas cotidianas nos las repartimos mitad y mitad; hasta creo que él ha cambiado más pañales y se ha levantado más veces en la noche que yo. Justo cuando estaba entrenando me echaba la mano para que durmiera mejor. Y como decía antes… El descanso es superimportante y sí, me estaba durmiendo casi cuando acostaba a la bebé a las 8. Jaja

¿Qué se siente cruzar la meta de tu primer maratón? No sólo es cruzar la meta. Es todo. Se siente una energía padrísima porque sabes que las miles de personas que están ahí contigo hicieron un compromiso consigo mismas, se esforzaron durante muchas semanas para entrenar y estar ahí, en ese momento, es algo bien conmovedor. Cada quien trae una historia; muchos corremos para demostrarnos algo o lo hacemos por algo o por alguien, así que es superpadre porque, salvo los punteros, nadie va compitiendo con el de a lado, sino consigo mismo, y es lindo. En esta ocasión, cada milla que corrí se la dediqué a alguien y eso me hizo pensar en la gente que ha sido más importante en mi vida. Justo en este maratón sentí algo muy profundo cuando crucé la meta. Por acá hay un post al respecto que publiqué en el tumblr de InStyle.

¿Qué le dirías a tu hija si un día te pregunta… “mamá, ¿por qué corres?”? Mmm… Porque es el deporte que se me acomoda hacer. Tampoco lo veo como una onda muy filosófica.

¿Cuál es tu siguiente meta? Voy a buscar otro maratón (me gustaría hacer uno por año). Ya llevo tres… Si es posible, me gustaría que fuera en alguna ciudad padre para aprovechar y que también sean vacaciones.

De todas las sensaciones que te despierta correr, ¿cuál es la que más te gusta?, ¿la que persigues una y otra vez? Me hace sentir muy “atleta”, jaja, y que estoy haciendo algo “bueno”. También me gusta sentir el aire frío que me pega en la cara en la mañana. Además de la sensaciones que me provoca, me gusta el espacio que me da, es como abrir un paréntesis en el día.

¿Alguna o algunas recomendaciones de lecturas sobre correr que te hayan inspirado? Me gustó el clásico de Murakami, De qué hablo cuando hablo de correr. Leí partes de Chi Running y empecé a leer Born To Run, pero no lo he acabado.

¿Cuál o cuáles son tus power song? Read My Mind”, “For Reasons Unknown”, “Mr. Brightside” y muchas más de The Killers; “Eterno”, de Julieta Venegas; “The Middle”, de Jimmy Eat World; “Ultraviolet” de McFly, “My Name is Trouble”, de Nightmare of You. Tengo una playlist chiquita en Spotify Running.

Y siendo corredora, ¿qué tanto te preocupas por tu alimentación? Claro, tienes que pensar en tener la suficiente energía, pero me refiero a… ¿qué tal es tu relación con la comida en general? ¿Le entras a todo o sí eres muy selectiva? Hace dos años, cuando entrenaba para el maraton de la Ciudad de México, me sentía supercansada, me quedaba dormida en el trabajo… Terrible. Fui con una nutrióloga deportiva (@raq_nutriologa) y me hizo la gran diferencia. Me aconsejó qué comer antes y después (para rendir mejor en el entrenamiento y para recuperarme), y asunto arreglado. En cuanto a entrarle a todo, si estoy entrenando, le entro a todo sin remordimientos ni consecuencias.

Y por último, ¿qué te nutre el alma, además de correr? Leer un libro que me conmueva, armar álbumes de cositas (no les llamaría scrapbook, yo les llamo álbumes de la vida), cocinar, pasear. Por supuesto, mi bebé, Ilana; mi novio, Rodrigo; mi familia y mis perritas, Mila y Martina.

Puedes seguirla en Twitter e Instagram como@perikolosa

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: