7 grandes verdades bienestarosas

Cuando por fin se está listo para darle a eso de ser bienestaroso, no están de más algunos recordatorios para en verdad quedarse con lo que hace sentir bien:

  1. El cambio interno siempre viene antes que el externo. Cuando se trata de bienestar, lo más importante es cómo me siento en mi propia piel. ¿Soy amable conmigo mismo? ¿Soy compasivo cuando cometo errores? El mejor motivador para mantenerse saludable es que me quiero lo suficiente para hacerlo. Y sí, esto incluye una buena dosis de apapachos.
  2. Puedo cambiar mi historia en cualquier momento. Para dejar las condicionantes a un lado, aprovechar y agradecer lo que tengo hoy o dejar hablando a las vocecitas que dicen que fracasaré en el intento, hay que considerar que todos los días puedo comenzar a escribir una nueva historia.
  3. El número en la báscula no me hará feliz. Ser saludable no depende solo de bajar de peso. Mejor hacerme a la idea de que los #hábitosdeliciosos consisten en un proceso integral: relaciones sanas, comida que me nutre y disfruto, apapachos al cuerpo y la mente, etc.
  4. El ‘aquí y ahora’ combinado con gratitud es la base para relacionarme con mi cuerpo. Antes de comenzar, es bueno hacer una cita con el espejo y observarme. Eso es lo que tengo aquí y ahora: un buen par de piernas para moverme adonde quiera, un par de ojos para ver las cosas lindas a mi alrededor… Siempre hay razones extra para sentirse agradecido; la cosa es recordarlo de vez en cuando.
  5. Pensar en ‘qué’ como, pero no olvidar el ‘cómo’. Alimentos que me gusten, me nutran y me hagan sentir bien. ¡Venga! Pero la cosa es también sentarse verdaderamente a comer… Y aquí viene el ‘cómo’. ¿Lo hago estresado, con prisa y frente a la computadora? Nuevos escenarios para disfrutar lo que como podrían ser el mejor inicio para una nueva relación con la comida.
  6. No olvidar el ‘porqué’ de la alimentación. ¡Para nutrirme y disfrutarlo! Sí, pero también vale la pena detectar las razones ocultas por las que de pronto me llevo cosas a la boca: estrés, tristeza, llenar un vacío, etc.
  7. Mi cuerpo es mi cuerpo. Solo es uno para el resto de mis días, un regalo de la vida. ¿Por qué no enamorarme de él, del proceso de sanarlo y disfrutarlo?
Con información de MindBodyGreen

Lo antes posteado:

De dónde sacar tiempo para ser más bienestarosos

Respirar como se debe puede cambiarte la vida

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: