Otras 5 mentiras sobre la felicidad (sí, hay muchas)

Sí, la felicidad es un tema muy manoseado, tanto que luego uno va por la vida con ideas en la cabeza que son totalmente contrarias. Como…

“La felicidad es algo con lo que se nace o no. No se puede cambiar.”

Los expertos dicen que solo 50% del ‘estado de ánimo base’ (el que se tiene naturalmente sin ningún estímulo) se puede rastrear genéticamente. El resto tiene que ver con mis circunstancias, las personas que me rodean y el estado de ánimo interno. Encima, está comprobado científicamente que las pequeñas acciones son las que aportan felicidad a la vida. ¿Cómo qué? Actos de amabilidad hacia otros, probar cosas nuevas, hacerle un regalo a alguien… Así que nada de ‘heredé el amargue de mis papás’.

“Puedo controlar mis acciones, pero no cómo me siento”

Sí, las emociones afectan mis acciones. Pero mis acciones también son capaces de modificar mis sentimientos. Es decir: está comprobado que sonreír un poco, aunque no me sienta taaan bien, puede alejar el estrés y evocar en automático una sensación de bienestar. Claro, no se trata de fingir, pero sí de darle un oportunidad a las risas.

“Las personas son felices porque tienen la vida ‘resuelta’ o porque no tienen estrés”

Este tipo de pensamiento refleja un mal bastante común: poner la felicidad en manos de circunstancias, personas u objetos. Bien que mal, cualquier ser humano dentro de la vida está sujeto a sus respectivas subidas y bajadas. Como solía decir Gandhi: “Cada uno tiene que encontrar la paz en su interior. Y para que ésta sea real no puede ser afectada por las circunstancias externas”.

“Tener una actitud positiva significa nunca enojarse o frustrarse”

Aunque de pronto uno quiera actuar como robots que no siente emoción alguna, la verdad es que las personas felices se atreven a aceptar la emoción, sentirla y (acá está el truco) dejarla pasar. ¡Darle la vuelta y seguir adelante!

“Ser infeliz te hace trabajar más.”

Bien dicen por ahí que la gente feliz es más productiva porque no es el éxito lo que la hace feliz, sino que la felicidad la hace exitosa. Si esto es cierto, quizás es hora de deshacerse de ese ‘Grinch’ que dizque me motiva. Después de todo, si dejo que la infelicidad me empujando día con día, no de ningún modo doy el 100% y, peor aún, dejo con un mal sabor de boca a quienes me rodean.

La ilustración es de Greg Abbott

Lo antes posteado:

El famoso ‘efecto felicidad’

7 pilares para construir tu felicidad

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: