¡Sorpresa! El egoísmo puede hacerte mejor persona

Una idea muy ‘atrancada’ en la cabeza es que el egoísmo es malo-malísimo. No en balde hay cientos de historias que mencionan lo maravilloso que es olvidarse del ‘yo’, ‘mí’, ‘me’, ‘conmigo’. Pero algo pasa que no siempre uno se siente a gusto cuando piensa primero en los otros. ¿Por qué? ¿Será posible que no se haya comprendido bien cómo es el asunto? Sí, está bien pensar en los otros, pero surge un verdadero problema cuando uno se pone de tapete y olvida sus propias necesidades y deseos. Por eso no sobra hacer una que otra precisión:

  • “Soy egoísta”. Sí, por naturaleza lo somos todos. La buena noticia es que ese egoísmo puede ser ‘positivo’ en vez de ‘negativo’.
  • Egoísmo positivo = amor propio. Y hasta donde  se sabe, el amor propio es una de las más grandes cualidades que pueden tenerse.
  • El miedo es el mayor obstáculo a vencer. Miedo a lastimar a los otros si empiezan a hacerse cosas por uno mismo; a que alguien se moleste por dejar de complacerlo a tiempo completo, por ejemplo.
  • El egoísmo no es ignorar a los otros. Se trata de poner mayor atención a la persona más importante: yo.
  • Ser egoísta no solo me beneficia a mí, sino a todos los que me rodean. Conocer lo que necesito o me hace feliz, ¡se nota! Y esto tarde o temprano se traduce en una mejor forma de relacionarme con el mundo.

La ilustración es de Heng Swee Lim

Lo antes posteado:

Échate un maratón bienestaroso

¿Crees saber lo que te hace feliz?

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: