La ‘meditación del abrazo’: qué es y para qué sirve

¿A quién no le gusta un abrazo bien dado? De esos que desbordan cariño, nos sostienen en un momento difícil o simplemente nos ayudan a hacer catarsis cuando traemos algún asunto atorado. Y claro, lo delicioso de los abrazos no solo es recibirlos, también darlos: algo así como auténticamente sentir al otro en cuerpo y alma. Poder puro, pues.

Ahora, ¿qué pasaría si se pudiera combinar un abrazo con la meditación, esa sencilla pero poderosa herramienta para ‘jalar’ la mente alocada al aquí y ahora? Pues justo eso fue lo que tuvo en mente un monje vietnamita llamado Nhat Hahn, por ahí de los años 60. La historia es más o menos así: durante uno de sus viajes a Occidente se encontró despidiéndose de una mujer en un aeropuerto. Ella le preguntó si era correcto que le diera un abrazo de despedida,  y aunque él respondió que sí, se quedó con la idea de que en su país dicha práctica de no era muy común; sin embargo, sabía que debía aprenderla si planeaba seguir trabajando con la gente de Occidente.

Así mero nació la ‘meditación del abrazo’: como una forma de comunicación entre dos culturas.

“De acuerdo con la práctica, tienes que abrazar realmente a la otra persona. Tienes que hacerla sentir muy real en tus brazos, no solo por las apariencias, esas palmaditas en la espalda o fingir que estás ahí, sino al respirar conscientemente y abrazarla con todo tu cuerpo, espíritu y corazón. La meditación del abrazo es una práctica de mindfulness… Si respiras profundamente, sosteniendo a la persona que amas, la energía de tu cuidado y aprecio penetrará en la otra persona y pronto florecerá”, explica el monje en su libro How to Love.

Bueno, ¿y qué puedo esperar de esta experiencia?

  • Sentirte a ti y sentir al otro. En resumidas cuentas: ¡sentirte vivo!
  • Desintoxicar el cuerpo, la mente y las emociones
  • Liberar la tensión crónica, los patrones de pensamiento negativo y las emociones no procesadas
  • Ver el estrés y la ansiedad social reducirse
  • Reconstruir la autoestima, confianza y amor a uno mismo
  • Reforzar sentimientos de gratitud, compasión, amor y apreciación

Aquí, una miniguía para realizar una sesión de meditación de abrazos. Puedes hacerlo con quien quieras: mamá, papá, pareja, hermanos, hijos. El chiste es dejarse apapachar.

  1. Haz una pequeña reverencia para reconocer la presencia del otro.
  2. Respira tres veces profunda y pausadamente. Trae tu mente al aquí y al ahora. Piensa que no hay nada más importante en este momento que tú y la persona que está parada frente a ti.
  3. Abre tus brazos y abraza a la otra persona. Ahora, haz tres respiraciones profundas y pausadas.
  4. La primera es para tomar mayor consciencia del aquí y del ahora, y de que estás feliz.
  5. La segunda, para tomar consciencia de que el otro está presente y que también está feliz.
  6. Durante la tercera, para tomar consciencia de que están en el aquí y el ahora juntos, aquí en la Tierra, y que sienten gratitud y felicidad por su unión.
  7. Puedes soltar a la otra persona y hacer una nueva reverencia para agradecer la experiencia vivida.

Con información de Brain Pickings. La ilustración es de Tutticonfetti.

Lo antes posteado:

El poder de un abrazo

Consentir al corazón

Anuncios

  1. Caro

    ¡Me encanta la idea!

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: