10 sencillas acciones para amar a tu cuerpo, ¡ahora mismo!

De pronto es muy fácil caer en esa vieja condicionante de que solo se puede tener una buena relación con nuestro cuerpo cuando logremos modificarlo o tengamos el ‘ ideal’, en lugar de hacerlo justo ahora. Sí, así como está. Sin más, ni menos. ¿Que cómo hacerle?

  1. Elige detenerte. Porque es una decisión que solo tú puedes tomar, deja de enfocarte en todas las partes ‘incorrectas’ de tu cuerpo. En el momento en el que decidas hacer consciencia de todos las críticas que te haces podrás detener los pensamientos negativos mucho más rápido.
  2. Sé amable contigo. El problema no son las cosas que crees que los demás dicen de tu cuerpo, sino las cosas que te dices todos los días. Renuncia a decir cosas hirientes e invertir el tiempo en asuntos más provechosos, como admirar el esfuerzo que hace a diario al llevarte y traerte.
  3. ¡Muévelo! Un cuerpo en movimiento es un cuerpo feliz. Y ya en esas, agradece que tienes la posibilidad de hacerlo.
  4. Deja la crítica. Luego uno dedica sesiones enteras a hablar del cuerpo de otras personas: que si fulana está muy gorda o muy flaca, que si tiene los muslos perfectos o el abdomen más imperfecto del universo. Sé esa persona que sabe ponerle alto a este tipo de conversaciones. No es sano para ti ni para nadie.
  5. Sé tu propio bienestar. Para no colgarle esta responsabilidad a los factores externos, hazte a la idea de que el bienestar está en tu cabecita. Solo tú puedes empezar a cambiar la relación que tienes con tu cuerpo.
  6. Abandona la negatividad. Aunque de pronto parezca que te has acostumbrado a vivir entre tanto pesar, tómate un tiempo para reflexionar de dónde proviene, quién o qué lo alimenta y por qué sigues ahí.
  7. No te sientas presionado. No es nada fácil tener una buena relación con nuestro propio reflejo, especialmente ante los estándares de belleza reinantes. Date un respiro y no te exijas tanto.
  8. Medita. Lo más saludable que puedes hacer por ti es sincronizar y armonizar tu cuerpo con tu mente. Dedícale unos minutitos a meditar sobre él, sus sensaciones, su composición y su forma.
  9. Párale a las comparaciones. Recuerda: por cada persona con la que tú te comparas, hay otra haciendo lo mismo contigo.
  10. Rodéate de cosas buenas. Ya sean personas, lugares, sonidos, texturas, sabores, etc., desecha todo lo que traiga negatividad a tu vida. Dicen por ahí que ligerito se viaja mejor.

Con información de Popsugar

Lo antes posteado:

Por qué te conviene escuchar a tu cuerpo

De cómo finalmente dejé de culpar a mi cuerpo por mi frustración romántica

Anuncios

Un Comentario

  1. ¡Que hermosos consejos! A muchas en verdad que nos hace falta! Gracias por publicar este post!

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: