Para no comerte el estrés o la ira

Típico: después de un día estresante o pesado abres el refrigerador para darte uno que otro bocado de ‘confort food’ y terminas comiéndote todito lo que sientes pero no quieres admitir. Para la próxima, quizás valga la pena ahondar en lo que realmente importa: tus emociones.

41_1NoComerteElEstres-3

Lo antes posteado:

Comer sin sufrir

Quítale las etiquetas emocionales a la comida

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: