Por qué decidí exhibir mi desnudez

Esto no es fácil para mí. De hecho, es bastante personal. Es lo más vulnerable que puedo ser, pero de cierta manera estoy contenta de que puedas verme exactamente como soy: fuerte, confiada, valiosa y amada.

Amo mi cuerpo, pero durante mucho tiempo luché contra él en silencio. Al ser modelo e intentar superar mis demonios alrededor de un trastorno alimenticio y dismorfia corporal, sentía que esto me superaba por mucho. Me siento cómoda hablando de mi pasado y es justo por eso que comparto mi historia con mis lectores, quienes sé que también han tenido historias dolorosas con su imagen corporal.

He modelado con 16 diferentes tallas y lo que he aprendido es que una talla pequeña nunca mejoró cómo me sentía con mi cuerpo. Muchas veces pensaba que era demasiado grande para ser delgada o demasiado delgada para ser talla grande. Me preguntaba en dónde era que yo cabía, puesto que nunca vi a una mujer de mi talla celebrada en los medios.

La verdad, nunca me sentí bien con mi cuerpo, hasta que tomé la intrépida decisión de amarme a mí misma justo como soy y de sentirme valiosa en la talla en la que mi cuerpo decidiera ajustarse naturalmente. Desde luego que me costó muchísimo trabajo llegar a este punto de aceptación, pero estoy feliz de por fin haberlo logrado. Después de todo, es muy difícil tratar de caber en la idea del ‘cuerpo perfecto’ de alguien más.

Cuando la fotógrafa Victoria Janashvili se enteró sobre esta aventura, me preguntó si podía fotografiarme —desnuda— en poses de yoga para su libro Curves. Me sentía entusiasta por el proyecto, pero un poco (bueno, en realidad ¡muy!) aprehensiva por desnudarme para un libro que iba a ser publicado.

Me sentía más cómoda sabiendo que la sesión de fotografías se enfocaría alrededor de mi relación con el yoga, el cual me ha ayudado mucho a descubrir qué significa realmente amarme a mí misma. El yoga es paciente y amable, y el estudio de yoga se ha dado en un ambiente solidario para continuar con mi proceso de sanación (comencé a practicarlo a los 18 años, después de haber sido tratada por trastornos alimenticios y, hoy a los 29, todavía lo practico con regularidad.)

En estas fotos soy talla 14, tal vez 16. Cuando las veo, se me desbordan las emociones. No porque me sienta avergonzada, sino porque finalmente puedo aceptar mi cuerpo exactamente como es y amarlo sin sentir que necesito retocarlo antes de publicarlo.

Los medios pueden ser como una olla de presión: publican historias deshonestas sobre cómo obtener ‘cierto’ cuerpo para usar bikini o alterando imágenes que nos hacen creer que debemos de vernos de cierta manera para que nos amen, para sentirnos valiosas, para ser una ‘yogui’.

Si puedo ser una foto inspiracional más que contribuya al movimiento de una imagen corporal saludable, estoy feliz de compartir estas fotos. Me siento honrada de ser un catalizador para el cambio positivo, una voz más que apoya a millones de hombres y mujeres que sufren en silencio un desorden alimenticio o algún tipo de burla por su cuerpo.

La salud viene en muchas formas y tamaños. Y podemos mover nuestro cuerpo en cualquier forma que elijamos. Nuestros ejercicios no tienen que ser iguales a los de todo mundo, tampoco tenemos que ser talla cero para caber en ciertos pantalones de yoga o para amarnos a nosotras mismas lo suficiente para respetar y retar a nuestros cuerpos.

Escondí estas hermosas fotos en un fólder de mi computadora durante meses, principalmente porque pensaba que no había forma en la que pudiera compartir fotos de mí desnuda ¡y en línea! Finalmente decidí compartirlas porque se necesita valor para compartir la verdad. Pensé que publicitar cómo se ve realmente la gente haciendo posturas de yoga podía sanar, ayudar y crear un espacio inclusivo de aceptación para todas las tallas.

Y tal vez ver a alguien como realmente es puede ser el catalizador para que tú también te aceptes tal y como eres hoy, porque la realidad es que eres perfecta.

Este artículo apareció originalmente en MindBodyGreen en inglés. Puedes leerlo aquí.

Lo antes posteado:

10 sencillas acciones para amar a tu cuerpo ¡ahora mismo!

De cómo finalmente dejé de culpar a mi cuerpo por mi frustración romántica

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: