Carta a mi cuerpo por un año más de vida

Estoy a pocos días de cumplir 37 y, por tanto, un paso más cerca de los 40, así que últimamente, cuando te veo al espejo pienso en todo lo que has recorrido y aguantado… Periodos menos bienestarosos que otros, épocas de mucho estrés y desvelos continuos, temporadas en las que enfermarte ha sido una constante (como este año); aunque también otras más relajadas y enfocadas a vivir con balance. Eso sí, actividad física y disfrute por la comida nunca te han faltado. Me conmueve y sorprende recordar que diste vida a otra persona y la alimentaste durante más de un año. Y en estos días, cuando es una toddler desbordada de energía, le aguantas el ritmo.

Pensar en todo esto no solo me hace valorarte y respetarte profundamemte, sino amarte cada día más y agradecerte todo lo que me permites hacer, así, como estás: cambiado tras la maternidad, a veces muy cansado, con uno que otro achaque ocasional, pero andando a paso firme.

Será por eso que ahora, entre desvelarme ‘de a gratis’ y dormir, siempre prefiero llevarte a dormir, así sea en fin de semana; salimos a caminar o nos trepamos a la bicicleta bajo el menor pretexto; le robo espacio al día para sentarte a meditar aunque sea unos minutos; elijo comer balanceadamente para darte la mayor energía posible cada día y a la vez, enseñarle con el ejemplo a mi hija el verdadero significado de amarte y aceptarte. En las ‘buenas’ y en las ‘malas’.

Siempre he dicho que un cuerpo es una máquina perfecta y asombrosa, pero quizá nunca como ahora he valorado esa perfección asombrosa en carne propia: todas esas funciones que realizas minuto a minuto a pesar de que no siempre te he tratado como el gran tesoro que eres. Único e irrepetible.

Así que hoy me disculpo contigo por todas esas veces que te he estirado de más, esas veces en las que he pensado ‘no pasa nada; luego me repongo’, por esas malpasadas o rachas poco bienestarosas. También te agradezco inmensamente todas las aventuras en las que me has acompañado y todas esas veces en las que has demostrado que estás de mi lado, aun cuando no lo crea del todo. De aquí a mi último aliento, prometo procurarte cuanto me sea posible. Como nunca, estoy consciente de la fortuna que es tenerte y de que apapacharte es lo que está en mis manos para transitar los días de la mejor forma posible. Y para acompañar lo mejor posible a esa otra persona que salió de ti. Por eso, gratitud infinita y puro amor (y quizá uno que otro desvelo).

@monmargo

La ilustración de portada es de Felicity French.

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: