Pequeño recordatorio bienestaroso

Y sí, amar al cuerpo a veces implica cuidarlo de tu propia mente, especialmente si ésta solo tiene cosas negativas que decir: que si su forma es tal o parece cual. Mejor cuídalo, ámalo y respétalo.

Screen Shot 2015-11-10 at 10.07.00 PM

Lo antes posteado:

Por qué te conviene escuchar a tu cuerpo

De cómo finalmente dejé de culpar a mi cuerpo por mi frustración romántica

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: