Ésta es nuestra emoción más destructiva

Cómo no. Crecer, además de significar un buen tramo recorrido, implica su dosis de caídas, golpes, lecciones, aprendizaje, etc. Pero la diferencia entre una vida plena y otra no tan plena, según los expertos, está en qué tanto logras controlar tus miedos, en lugar de que ellos te controlen a ti. Cosa difícil, ¿eh?

Piensa en ese cambio de trabajo en el que llevas un rato pensando. ¿Qué es lo que te detiene? ¿El miedo a no tener la misma estabilidad que antes? O quizá más bien quieres alejarte de esa persona tóxica para ti. ¿Qué te impide hacerlo? ¿El miedo a estar solo?

Si estás harto de que tus miedos te impidan hacer lo que verdaderamente quieres, estos pasos pueden ayudarte a retomar el control:

Comprométete a dejarlo fuera de tu vida

¡En serio! Es dar un paso más allá del solo decir que lo harás. Es comprometerte hoy mismo a evitar que el miedo gobierne tus días.

Imagina el peor escenario

Típico: la mente te presenta el peor escenario posible ante una circunstancia. Y de vez en cuando, vale responderle: “Bueno. Y si sí, ¿qué? ¿Es el fin del mundo?”. Recuerda: esa no es la historia completa. Quédate a ver el final…

Nombra tu miedo

Por más lógico que suene, ponerle nombre a tus propios demonios puede hacer LA diferencia. Explora qué es lo que te da miedo de cada situación. ¿El rechazo? ¿El qué dirán? ¿Creer que no lograrás superar el obstáculo? Simplificarlo con un nombre puede darte la capacidad de ver lo irracional que es tu temor.

Dale la vuelta a la situación

Supón que es el mismo escenario, solo que ahora quieres verlo con un cristal diferente. Piensa que el bache por el que atraviesas es una oportunidad para crecer.

Confronta tu miedo

Después de cumplir con los puntos anteriores, trata de hacer eso que tanto miedo te da. Sí, nada asegura que todo saldrá 100 por ciento a tu favor, pero de menos sabrás que has recuperado el control sobre tu vida.

Sé consciente de lo que el miedo trae a tu vida

Piénsalo así: cada vez que dejas que el miedo decida por ti, te privas de la oportunidad de vivir al máximo, de amar al máximo, de experimentar al máximo. ¡Eso debería ser más que suficiente para sentirte motivado!

Lo antes posteado:

Meme bienestaroso

Señales de que el miedo controla tu alimentación

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: