Una invitación a no quejarte ‘de a gratis’

¿Recuerdas ese pequeño experimento bienestaroso de no quejarte por todo durante un mes entero del que habíamos hablado hace algunos posts? Bueno, pues he aquí la convocatoria de sus creadores para hacer de febrero el momento adecuado (aprovechando que es el mes más corto de todo el año). Esto es lo que han escrito:

“No sabemos cómo cambiar tu vida, pero sí sabemos que participar en Complaint Restraint cada febrero nos ha ayudado a conocernos mejor a nosotros mismos. Y hoy quiero compartir ese aspecto contigo. Este proyecto no es un libro de autoayuda en proceso, lo prometo. Pero sí hay algo de autoayuda involucrada: organizar Complaint Restraint February nos permite escucharnos un poco más a nosotros mismos de lo que solemos hacerlo. Nos permite darnos cuenta de dónde provienen nuestras quejas superficiales y a ponernos en acción para cambiar esas circunstancias.

Pero seré claro: sé que hablo desde una posición privilegiada. Soy una persona que nació en Suiza y Pieter (el otro fundador de esta iniciativa) es de Bélgica. Quizás tu no naciste en circunstancias tan afortunadas como las nuestras o no vivas un momento afortunado por ahora. Por eso, definitivamente no queremos decirte qué hacer para cambiar tu vida. No podemos.

Lo que sí sabemos es que hacer esto cada febrero nos ha ayudado a olvidarnos de las quejas inútiles. Y eso nos ha permitido dejar ir la ira o la amargura que no nos ayudaba a ser mejores versiones de nosotros mismos. No podemos ayudarte a cambiar tu vida, pero lo que tú puedes hacer es mirar su aspecto más positivo, en vez de solo enfocarte en los pequeños detalles negativos. 

El viernes, cuando veas a tus amigos después del trabajo y te pregunten cómo estuvo tu semana, —¿por qué no hablarles sobre la agradable tarde que pasaste con tus padres o tus compañeros de oficina, en vez de quejarte sin parar de tu jefe? ¿Por qué no hablar de lo vivo que te hizo sentir el aire en tu cara el jueves en lugar de despotricar de lo horrible que es el clima invernal?

Nosotros enfrentamos el Complaint Restraint momento a momento, un día a la vez, una semana a la vez. Así es como empezó, de hecho… Pieter y yo, proponiéndonos no quejarnos durante solo una semana, hace más de cinco años.

El año pasado, alguien que iba a mudarse de ciudad formó parte de Restraint February, lo que sonaba muy difícil. Pero lo hizo: se mudó y mantuvo su propósito de no quejarse. Así que, ¿por qué no evitar quejarte por haber perdido el autobús esta mañana? Es febrero, siempre hay mucho de qué quejarse. En vez de eso, ¿por qué no concentrarte en las cosas que te alegran y hacerlas una parte más importante de tu vida?

Busca a un amigo, cuéntale de tu nuevo proyecto para este mes y adelante. Una queja a la vez —y recuerda, no hay una fórmula mágica. Cuando vayas a quejarte, solo recuérdate tu meta mayor y sigue. Thierry & Pieter”

¿Qué dices? ¿Estás listo para hacer este ejercicio? Es una buena forma de apapacharte auténticamente.

La ilustración en portada es de MissClaudina

Lo antes posteado:

Pequeño experimento bienestaroso

Anuncios

¿Algo que quieras comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: